Así está el estado de salud del maestro Calixto Ochoa

calixto-ochoa-recuperándose-660x330

Esa quimera donde Calixto Ochoa se encontró con la muerte y le pidió vivir otros años se estaría repitiendo. Lo dijo en su canción ‘Sueño triste’ que grabara Diomedes Díaz con el acordeón de Nicolás Elías ‘Colacho’ Mendoza en el álbum ‘Tu Serenata’.

“Yo tuve un sueño raro y triste donde la muerte me ha llamado / yo recuerdo que le dije: déjame viví’ otros años / por eso fue un sueño triste porque desperté llorando”, dice el rey vallenato 1970 en su canto.

El sábado 14 de noviembre la historia se repitió. Calixto Ochoa se quiso descansar por unos minutos en el cuarto de su residencia ubicada en el barrio La Terraza y despertó en una clínica de Sincelejo en medio de aparatos propicios de una unidad de cuidados intensivos. La muerte pasó por su costado.

“Él se levantó bien, le di una avena a eso de las 6:00 de la mañana y le dije que lo iba a llevar donde el neumólogo que había llegado de Barranquilla, me dijo que no quería ir, que era mejor llevarlo a la casa”, declaró Dulzaine Bermúdez, sentimental de Calixto Ochoa.

Seguidamente informó que Ochoa, oriundo de Valencia de Jesús, corregimiento de Valledupar, pidió un tiempopara reencontrarse con el sueño.

“Me dijo déjame dormir un ratico y se recostó en la cama, se quedó dormido y yo me dispuse a bañarme, cuando salgo del baño lo fui a dializar y no me respondió, no podía hablar y fue cuando supe que se había descontrolado el maestro”, agregó.

De ahí en adelante Calixto Ochoa Campo no estuvo en sus cinco sentidos. Fue trasladado en delicado de salud a la Clínica Salud Social, ubicada a unos 300 metros de su residencia, allí fue atendido por el médico Charlie Tiguabe quien dictaminó como parte inicial una isquemia cerebral.

Para tener cuidado, los galenos decidieron trasladarlo a la Clínica Santa María de la capital de Sucre. La tarde del sábado le practicaron una tomografía computarizada para conocer de la cabeza y posteriormente fue recluido en la unidad de cuidados intensivos.

“Está en cuidados intensivos pero bien gracias a Dios. El sábado le practicaron un tac porque querían confirmar que haya pasado el peligro de que le vuelva a repetir la isquemia cerebral”, explicó Dulzaine.

El juglar vallenato comenzó a recuperar el habla la madrugada del domingo, “está recuperando el habla, el sábado no había pedido comida y el domingo sí, está consciente y lo veo en mejores condiciones”, acotó.

Por ahora Calixto deja su presagio a la muerte a un costado: “El día que el negro Cali muera que sentirá el pobre difunto / me llorará mi morena, mi acordeón queda de luto”.

Calixto Ochoa nació en el corregimiento de Valencia de Jesús, jurisdicción de Valledupar; es padre de Calixto, César, , Adonay, Jackelyn, Katia, Kelly, Alba y María José.

Carlos Mario Jiménez
El Pilón

FUENTE: www.blogvallenato.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *